jueves, 31 de octubre de 2013

Eh vosotros, los que lleváis gafas sin tener ningún problema de visión... ¿Para cuándo vais a llevar una pata de palo, de marca, para ser más cool?


   Escucho de fondo, desde el portátil de mis padres que tienen puesta una página de noticias, que un rapero rumano se ha dedicado a quitarle a algunos las gafas sin cristales o con cristales que no están graduadas, las cuales unos gilipollas llevan aunque no tengan ningún problema de visión. Y escuchando esto me entristece no haber pensado en hacer eso antes, ya que me encuentro periódicamente con este tipo de personajes. Ahora mismo me contento con compadecer su soberana estupidez, aunque mira, merecen un par de líneas.

   Ya he experimentado este sentimiento antes, cuando vi un tío en Rumanía con una moto, una moto alucinante, una Honda creo recordar que era. Estaba en un parque, esperando a un grupo de gente que conocí este verano por mis tierras natales. Toda la gente paseaba, hablaba, reía... Identificabas a la gente solo por los sonidos que producían al moverse, y estaba bien, hasta que de repente se escuchó un rugido impresionante, como si hubieran roto la barrera de sonido. Era el gilipollas. Se había ido de una terraza que había detrás mía, y apuesto lo que queráis que no vio nada de alrededor. Yo, en cambio, vi a una mujer con unas piernas de concurso, un árbol que era tan espeso que los rayos que se filtraban a través de las hojas eran visibles a plena luz de día, era un cuadro perfecto para una foto, también vi un vagabundo durmiendo en el césped con una botella de cerveza de 2 litros y medio al lado, vacía. Al gilipollas, esa máquina le alargaba la longevidad de su memoria, que estaba vacía.


   En cuanto a las personas que llevan las gafas por estética, como os lo explico... bueno, hay poco que explicar: 
  • Primero: son unos maleducados frente a los que llevan las gafas porque necesitan ayuda, visualmente hablando. 
  • Segundo: transmiten una fuerte señal del tipo ''soy una persona muy insegura'', o hablando más delicadamente ''sí, hasta yo odio mi cara''.
  • Tercero: muy pocas veces tu look queda realmente mejorado con unas gafas falsas. Los miopes tienen un encanto especial con las gafas, el modo en el que miran a través  o por encima de las gafas, con los tics de colocar bien las gafas... A los que llevan gafas por necesidad, sus gafas son una parte de su cuerpo, no un accesorio externo elegido por el color de la montura, y ese aire de autentico no puede ser reproducido con tanta facilidad.

   Así que me quedo con el primer punto. Sois unos maleducados. De cojones. Llevar gafas de visión cuando no te pasa nada es como dar vueltas por el centro comercial en una silla de ruedas, y cuando llegas a las escaleras y la gente te ofrece su ayuda, te levantas y subes por ti mismo, cargando con la silla. Es como si te metieras un cojín debajo del vestido en un supermercado, para que te dejen pasar antes. Es como si te rompieras la pierna por propia voluntad y fueras a pedir dinero por el metro. Es como si te inscribieras para que te hicieran un trasplante de riñón  estando totalmente sano. No veo casi ninguna diferencia entre un falso portador de gafas y las señoras que se matan cuando llegan las rebajas a un supermercado, teniendo la misma ropa en la misma tienda pero de otro centro comercial. 

   Llevar gafas sin necesitarlas, es de hecho, un desorden mental. Espero con interés el día en el que alguno de vosotros, subnormales, dé el paso más allá y empiece a llevar una pata de palo falsa, con una firmita en la que ponga Armani, u otras mierdas por el estilo. Mentalmente, estáis preparados para hacer tal cosa, pero, probablemente no lo hagáis porque aún no es ''cool'' para vosotros parecer personas con alguna discapacidad física.

Y otra cosa: moríos. 

P.D. - Cuando llevas unas gafas de visión falsas, piensa que, probablemente Justin Bieber tenga un par justo como las tuyas.

4 opiniones:

Joanna Semacaritt dijo...

JAJAJAJAJJA Esa PD hahahha me mié xDDDDDDDD

Anónimo dijo...

Buenisima entrada y de verdad que tienes toda la razon

Diana dijo...

Me ha encantado tu reflexión y tu relato en el parque. El tema de las gafitas es sólo un ejemplo más de lo mucho que nos cuesta mirar y dejarnos mirar a los ojos. Imponemos planos inútiles de por medio que nos dificultan adentrarnos de verdad en las personas. Ay, el día en el que descubramos que no necesitamos de moda ni de convenciones para ser queridos, el día en el que no nos sirvamos de la música y de la poesía como pegamento entre personas y escribamos y cantemos cada día nuestra propia historia, nuestra única historia... nos sentiremos mucho mas felices y dignos.

Liviu Badea dijo...

¡Muy bien dicho! Aunque el tema de mirar a los ojos muchas personas lo ven como algo muy personal, por eso suelen desviar la mirada cuando les miras fijamente, es otro punto de vista factible, pero los que conozco yo desde luego no llevan unas putas gafas sin graduar.
¡Muchas gracias por el comentario!
¡Saludos!

Publicar un comentario

 
;