viernes, 27 de noviembre de 2015 0 opiniones

Clase de Historia


  En la antigüedad, y cuando digo antigüedad me refiero a la índole de antigüedad poco después de que se establecieran las primeras sociedades de la humanidad, que fue más o menos poco después de que los T. Rex estuvieran tristes por no poder masturbarse. En aquellos remotos y alejados tiempos, los representantes de los gremios de las dos profesiones más antiguas del mundo, la prostitución y la ratería, decidieron hacer vida juntos. Vivían felizmente juntos, y como fruto de tal felicidad, decidieron tener un hijo. No les bastó solo con un hijo, así que tuvieron alguno más que otro.
El fruto de aquella relación fueron los primero "políticos". Aquellos hijos tuvieron a su vez descendencia, creando una generación entera de politicuchos.

  La gran mayoría de ellos decidieron seguir los pasos de sus antepasados, prostituyendo sus ideales y robando a las masas. 

Y hasta aquí la clase de historia de la política.

jueves, 8 de octubre de 2015 2 opiniones

Mi polla a subasta, ¿quién da más?


El otro día me dio por mirar los mensajes que tenía en la maravillosa red social Facebook de gente que no tenía agregada, ya que de esos mensajes no recibo notificación, y me encontré con un cordial y aparentemente inocente  ''Hola'' de un señor cualquiera, un día cualquiera, a una hora determinada. Decidí responder, para averiguar si aquel extraño quería algo en especial o simplemente hacía que su existencia fuera más feliz el simple hecho de saludar a gente que no tenía agregada como ''amigo''. Y bueno, para qué entreteneros más con palabrería inútil, vosotros queréis morbo, que es lo que os gusta, así que aquí os dejo la conversación:




Así es, a mi tranca le han puesto precio, así, sin más, sin invitarme a un café primero siquiera. Aunque mi falo no esté disponible, tengo una duda... 

¿Alguien da más?



lunes, 14 de septiembre de 2015 0 opiniones

''Perdone, a su hija se le está marcando el co*o a través de los pantalones''


 No lo suelo decir mucho, por no decir casi nunca. Me ha costado escribirlo, de hecho conseguí hacerlo después de auto convencerme de que estoy haciendo algo bueno al plasmarlo, en realidad no, simplemente me apetecía reflexionar acerca del tema. Aunque no sea de mi incumbencia, tampoco es que me llamen la atención las menores, soy heterosexual y para mi los niños no tienen sexo.

Pero cuesta decirlo de una manera decente o delicada al hablar de este tema. 

  • Si le estuviera diciendo a un padre algo parecido como lo que hay en el título, automáticamente pensará que he estado mirando el co*o de su hija. Es algo lógico que piense eso, porque estoy hablando de ello. Desde su perspectiva de padre, será algo normal que se le hinche una vena del cuello y me suelte una hostia. 
  • ¿Decirle esto a una madre? No estaré muy para allá, pero tampoco estoy loco, antes de que yo pudiera acabar la frase habría marcado ya el número de la policía y estaría gritando por la calle histéricamente X un señor le estaba diciendo algo del co*ete de su pequeña.
Por lo tanto no se lo puedo decir a nadie, aunque me desespera el tema. Por eso lo estoy escribiendo. Éste es la cuestión. O sea, esto es lo que les gritaría a las mamis imbéciles y a los papis idiotas con los que me encentro por la calle, cada vez más a menudo:

  • ¿Cómo cojones te parece bien que la ropa que lleva tu hijita le contornea el co*o? ¿Desde cuándo no es más importante este último aspecto?
  • Dame un solo motivo por el cual está bien que una niña lleve pantalones ajustados. Uno, no diez. Deja la moda, la moda es algo secundario para los niños, lo prioritario es la salud. Los niños han de llevar ropa cómoda, no necesariamente que vayan a la moda, a través de la cual su piel pueda respirar y sus articulaciones no estén apretadas. 
  • Dame otro motivo por el cual merece la pena llevar mallas sin nada debajo. Otra vez, solo quiero un motivo. ¿Y si se cae, gilipollas, con el co*o directamente en una piedra?
  • O al menos dime, ¿por qué le comprarías a tu hija unos pantalones tan cortos por los cuales se le verían las nalgas? Por si no lo sabías, esos pantalones aparecieron en los años '70, y formaban parte del uniforme de ''Hooters'', unos locales de los EE.UU en los cuales las camareras iban lo más desnudas posibles e intentaban ir lo más ''sexy'' posible. ¿Por qué tiene que parecer sexy vuestra hija que aún no ha pisado ni el instituto?
   Y no quiero que parezca que tengo una cruzada en curso contra las mallas y los leggings. No. Todo lo contrario, me encantan, de hecho yo mismo los llevo. Dejando a un lado que los lleve o no, no importa. Los adultos pueden vestirse como quieres, pueden sexualizar su vestimenta al máximo, transmitir las señales que deseen. Es su vida, no estamos en Arabia Saudí. Pero apoyar esta moda cretina cuando estamos hablando de una niña menor de 14 años lo considero un fallo en la función como padre. 

No hay ningún motivo como para darle connotaciones sexuales a la vestimenta de tu hija menor. Ninguno. Cuida un poco la manera de vestir de tu hija. Le hará bien. En este mundo demente en el cual crecen los niños, no está de más estar atento a los detalles. Ya no estamos en aquellos años en los cuales te hacían una foto de pequeño con el culo al aire jugando con tus juguetes. Ahora algunos se masturban con las fotos que has puesto de tu hija en Facebook en bañador.

Y no, no es que vaya mirando por ahí. Pero estoy harto de ver accidentalmente este tipo de cosas y de apartar la mirada avergonzado, como en ese momento en el que el viento aparta la cortina de tu vecino y le ves como folla con su mujer. 


martes, 3 de febrero de 2015 4 opiniones

¿Optimista? Optimista mis cojones.


   Ser optimista es inútil, solo sirve para hacerte falsas esperanzas de que algo pueda pasar cuando no tienes garantía alguna de que eso vaya a pasar. Claro, luego pasa lo que pasa, te bajas de las nubes, pero no de cualquier forma, sino chocando contra el suelo más duro que hayas chocado nunca, también llamado realidad. Y no es solo el hecho de caer y chocar, para ello han tenido que cortarte las alas, alas que lentamente tú has ido creando y que al final, por una cosa u otra, te las han arrebatado. 

Ser pesimista es mejor, si piensas siempre que las cosas te van a salir mal, al menos así no te llevas esas non gratas sorpresas, te quedas como estabas, y si sale bien, pues mira, eso que te llevas.. 

   Os voy a poner unos ejemplos para que veáis que ser pesimista es mejor en todos los casos: 

- Tu madre pilla un catarro de tres pares de cojones. Piensa que ya tienes que ir preparando pasta para el funeral. Y si no la palma, la alegría de la huerta.

- Sales una noche con ganas de pillar cacho. Has de pensar que no te vas a comer un rosco, así no te quedas con las ganas, y si al final sale algo te sentirás incluso mejor que si hubieses partido con esa idea desde el principio. 

- Empiezas un curso difícil, estudias para sacártelo todo bien, pero no todo sale según lo planeado y suspendes una o dos asignaturas. Si hubieses empezado pensando que ibas a repetir, al final serías feliz pensando que solamente te han quedado una o dos.


''Encuentro a los pesimistas, si no agradables, al menos sinceros. Siempre sabes lo que un pesimista está pensando, y si no es así, te lo acabará diciendo. En cambio, un optimista siempre me ha llamado la atención, pero como un impostor, yendo siempre por ahí con la nariz en las nubes, como si viviera en un mundo mejor que tú o yo, una tierra llena de prados verdes calentitos donde da el sol siempre y nunca hay una sequía por ello. No solo eso, el optimista siempre está criticando hipócritamente tu negatividad, como si fuera un defecto de nacimiento'' 

Sabias palabras de la mano de Christopher Orlet.




 
;