domingo, 2 de octubre de 2016 1 opiniones

Dice la poesía que os follen.



                                     


1. Manifestación de la belleza o del sentimiento estético por medio de la palabra en verso o en prosa.



2. Cada uno de los géneros en que se dividen las obras literarias.



3. por antonomasia lírica.


4. Poema, composición en verso.



   No es que yo sea un experto en lírica ni mucho menos, pero de vez en cuando soy consumidor de dicho contenido y a veces, muchas veces, me encuentro con excrementos plasmados en papel que me hacen querer vomitar hasta la comida que ya ha sido digerida y está a punto de pasar la barrera de mi esfínter externo.

   No quiero decir que aquí mi simple e insignificante opinión sea la verdad absoluta, solo que cosas como las que acabáis de leer en las imágenes expuestas arriba me parecen basura que no vale ni para limpiarte lo que viene siendo el ano después de la peor diarrea de tu vida.

   Lo peor es que he buscado el libro, nombre cual no voy a mencionar porque semejante basura creo que no se merece más publicidad, y vi algunos comentarios en las páginas donde se podía comprar dicho libro. Vi uno que me marcó, que decía: "Un libro que te remueve por dentro. De lo mejor que he leído.". Y sí, te remueve por dentro, pero tan dentro que te dan ganas de ir a sentarte en el váter con las mismas ganas que si la noche anterior hubieses comido la comida más picante del mundo y fueras a defecar napalm.

Kinders Buenos aparte, últimamente me ha dado por releer un poeta que me llegó a la patata hace tiempo, Julio Flórez Roa, así que para no dejaros con tan mal sabor de boca después de todo, os dejo un poema suyo que hizo que echara líquido pre seminal cada vez que lo leí.






martes, 8 de marzo de 2016 7 opiniones

Hablemos de Feminismo.



    Como dije en mi anterior entrada, iba a hablar acerca de temas más serios, concretando, el tema hoy es: feminismo. Aprovechando que hoy es el día internacional de la mujer, ¿qué mejor día para escribir acerca de ello?

    Lo que vais a leer a continuación es solamente mi humilde opinión, allá vamos:

    Me parece estupendo que haya tal día conmemorativo en el calendario, pero... ¿por qué no hay un día internacional del hombre? 
Yo mismo os diré por qué, porque lo que defiende el llamado feminismo no es la igualdad (ya que de ser así no tomaría el nombre de solo un sexo, ¿entendéis a dónde quiero llegar verdad?).
El otro día viendo un debate, un político dijo esta frase, la cual me hizo reflexionar bastante, aquí os la dejo: "Ni machismo ni feminismo, IGUALDAD.". Creo que esta frase habla por si sola, y si no podéis entenderlo, es que no queréis la igualdad. Podría poneros muchos datos contrastados acerca del abuso hacia los hombres en esta sociedad por parte de las abusonas feministas radicales, o como a mi me gusta llamarlas, "feminazis". Os pondré algún ejemplo, si queréis profundizar lo podéis buscar vosotros/as mismos: las denuncias falsas, la ley de violencia de género, y un largo etc, para que luego digan que los hombres poseen privilegios.

    Bien, tras soltar tantas gilipolleces juntas, me ha entrado un dolor de cabeza profundo, lo cual me impide pensar más falacias que soltar. 

    Todo el monumental texto en negrita y cursiva de arriba ha sido solo una introducción para contaros cómo yo mismo he caído en la trampa del patriarcado, promoviendo el machismo sin darme cuenta, por todos los medios, incluso en algunas entradas de este blog.
¿Trampas del patriarcado? Algunos/as pensaréis: "Joder, este tío es un feminazi loco de la polla de esos que abundan en Twitter."
La trampa del patriarcado es aquella en la que ya estamos la gran mayoría (y me incluyo, porque hay costumbres tan arraigadas en nuestro comportamiento que las vemos como algo normal, solo porque toda la vida ha sido así), mientras sigas frivolizando y banalizando un movimiento que promueve la igualdad entre hombres y mujeres, social y políticamente, dentro de un sistema patriarcal (ya puedes sacar de dónde viene el nombre del movimiento) sigues en dicha trampa.

    No pretendo venir aquí e impartir clases de feminismo express, simplemente quiero pedir perdón por si alguna persona se ha sentido ofendida con alguna de mis publicaciones de ésta índole e intentar concienciar con mi ejemplo a más gente. Llevo con este blog casi tres años, tres años en los que he ido aprendiendo acerca del feminismo (¡y lo que me queda!), y esta entrada se ha convertido en algo más que necesario. He pecado de jugar con el humor machista, en ningún momento me he considerado una persona machista, y a algunos os parecerá una tontería coquetear con tal humor, pero eso ayuda a promover la banalización del movimiento, de hecho ha habido una entrada de hace dos años que me produjo tanto asco que tuve que borrarla. Pondré un aviso a todas esas entradas antes de empezar la lectura y un link a esta entrada para que quede explicado todo.

Bueno, como diría cualquier miembro de Ciudadanos: "Ni machismo ni feminismo, igualdad"

No, ahora en serio, feliz día de la mujer y ojalá en un futuro próximo no haya nada que reivindicar este día.

PD para los tontopollas: Sí hay un día internacional del hombre.

viernes, 29 de enero de 2016 0 opiniones

Un fantasma rojo.


  "Un fantasma recorre Europa, el fantasma del comunismo. Todas las potencias de la vieja Europa se han aliado en santa cacería contra este fantasma: el papa y el zar, Metternich y Guizot, radicales franceses y policías alemanes.
¿Dónde está el partido opositor que no haya sido tachado de comunista por sus adversarios gobernantes, dónde el partido opositor que no haya relanzado el estigmatizante reproche de comunista, tanto a sus adversarios más avanzados como a sus enemigos más reaccionarios?
Dos cosas derivan de este hecho.
Todas las potencias europeas reconocen ya el comunismo como una potencia. 
Ha llegado la hora de que los comunistas expongan abiertamente ante el mundo entero su visión, sus objetivos, sus tendencias, y opongan a la leyenda del fantasma del comunismo un manifiesto del partido mismo.
Con este fin se han reunido en Londres comunistas de las más diversas naciones y han esbozado el siguiente manifiesto, que se publica en inglés, francés, alemán, italiano, flamenco y danés."

Fragmento extraído de "Manifiesto del partido comunista", libro que estoy leyendo, y a pesar de no haberlo acabado aún, recomiendo encarecidamente a todo el mundo.

No pensaréis que he venido aquí solo para haceros una puta recomendación de un libro, ¿no?
Podría, ya que el libro sinceramente se lo merece, pero no.
 No estoy aquí por eso, pero sí tiene que ver con ello. Publicando este trozo de la introducción quiero dejaros sacar dos conclusiones, que por si no las podéis sacar vosotros mismos, os ayudo yo con el tema. Vamos que os lo voy a contar, no os estrujáis el cerebro pa' ná.

Number one (¿Habéis visto? Bilingüe y todo): A partir de ahora se verán algunas entradas de carácter político, siempre acompañadas de mi carácter estúpido, y habrá algunas entradas que dejaréis de ver (las que contenían cierto carácter machista, ya lo explicaré en la próxima publicación).

Numarul doi (En verdad no soy bilingüe, trilingüe nene): "Voy to flexy cabrón.".


viernes, 27 de noviembre de 2015 0 opiniones

Clase de Historia


  En la antigüedad, y cuando digo antigüedad me refiero a la índole de antigüedad poco después de que se establecieran las primeras sociedades de la humanidad, que fue más o menos poco después de que los T. Rex estuvieran tristes por no poder masturbarse. En aquellos remotos y alejados tiempos, los representantes de los gremios de las dos profesiones más antiguas del mundo, la prostitución y la ratería, decidieron hacer vida juntos. Vivían felizmente juntos, y como fruto de tal felicidad, decidieron tener un hijo. No les bastó solo con un hijo, así que tuvieron alguno más que otro.
El fruto de aquella relación fueron los primero "políticos". Aquellos hijos tuvieron a su vez descendencia, creando una generación entera de politicuchos.

  La gran mayoría de ellos decidieron seguir los pasos de sus antepasados, prostituyendo sus ideales y robando a las masas. 

Y hasta aquí la clase de historia de la política.

jueves, 8 de octubre de 2015 2 opiniones

Mi polla a subasta, ¿quién da más?


El otro día me dio por mirar los mensajes que tenía en la maravillosa red social Facebook de gente que no tenía agregada, ya que de esos mensajes no recibo notificación, y me encontré con un cordial y aparentemente inocente  ''Hola'' de un señor cualquiera, un día cualquiera, a una hora determinada. Decidí responder, para averiguar si aquel extraño quería algo en especial o simplemente hacía que su existencia fuera más feliz el simple hecho de saludar a gente que no tenía agregada como ''amigo''. Y bueno, para qué entreteneros más con palabrería inútil, vosotros queréis morbo, que es lo que os gusta, así que aquí os dejo la conversación:




Así es, a mi tranca le han puesto precio, así, sin más, sin invitarme a un café primero siquiera. Aunque mi falo no esté disponible, tengo una duda... 

¿Alguien da más?



lunes, 14 de septiembre de 2015 0 opiniones

''Perdone, a su hija se le está marcando el co*o a través de los pantalones''


 No lo suelo decir mucho, por no decir casi nunca. Me ha costado escribirlo, de hecho conseguí hacerlo después de auto convencerme de que estoy haciendo algo bueno al plasmarlo, en realidad no, simplemente me apetecía reflexionar acerca del tema. Aunque no sea de mi incumbencia, tampoco es que me llamen la atención las menores, soy heterosexual y para mi los niños no tienen sexo.

Pero cuesta decirlo de una manera decente o delicada al hablar de este tema. 

  • Si le estuviera diciendo a un padre algo parecido como lo que hay en el título, automáticamente pensará que he estado mirando el co*o de su hija. Es algo lógico que piense eso, porque estoy hablando de ello. Desde su perspectiva de padre, será algo normal que se le hinche una vena del cuello y me suelte una hostia. 
  • ¿Decirle esto a una madre? No estaré muy para allá, pero tampoco estoy loco, antes de que yo pudiera acabar la frase habría marcado ya el número de la policía y estaría gritando por la calle histéricamente X un señor le estaba diciendo algo del co*ete de su pequeña.
Por lo tanto no se lo puedo decir a nadie, aunque me desespera el tema. Por eso lo estoy escribiendo. Éste es la cuestión. O sea, esto es lo que les gritaría a las mamis imbéciles y a los papis idiotas con los que me encentro por la calle, cada vez más a menudo:

  • ¿Cómo cojones te parece bien que la ropa que lleva tu hijita le contornea el co*o? ¿Desde cuándo no es más importante este último aspecto?
  • Dame un solo motivo por el cual está bien que una niña lleve pantalones ajustados. Uno, no diez. Deja la moda, la moda es algo secundario para los niños, lo prioritario es la salud. Los niños han de llevar ropa cómoda, no necesariamente que vayan a la moda, a través de la cual su piel pueda respirar y sus articulaciones no estén apretadas. 
  • Dame otro motivo por el cual merece la pena llevar mallas sin nada debajo. Otra vez, solo quiero un motivo. ¿Y si se cae, gilipollas, con el co*o directamente en una piedra?
  • O al menos dime, ¿por qué le comprarías a tu hija unos pantalones tan cortos por los cuales se le verían las nalgas? Por si no lo sabías, esos pantalones aparecieron en los años '70, y formaban parte del uniforme de ''Hooters'', unos locales de los EE.UU en los cuales las camareras iban lo más desnudas posibles e intentaban ir lo más ''sexy'' posible. ¿Por qué tiene que parecer sexy vuestra hija que aún no ha pisado ni el instituto?
   Y no quiero que parezca que tengo una cruzada en curso contra las mallas y los leggings. No. Todo lo contrario, me encantan, de hecho yo mismo los llevo. Dejando a un lado que los lleve o no, no importa. Los adultos pueden vestirse como quieres, pueden sexualizar su vestimenta al máximo, transmitir las señales que deseen. Es su vida, no estamos en Arabia Saudí. Pero apoyar esta moda cretina cuando estamos hablando de una niña menor de 14 años lo considero un fallo en la función como padre. 

No hay ningún motivo como para darle connotaciones sexuales a la vestimenta de tu hija menor. Ninguno. Cuida un poco la manera de vestir de tu hija. Le hará bien. En este mundo demente en el cual crecen los niños, no está de más estar atento a los detalles. Ya no estamos en aquellos años en los cuales te hacían una foto de pequeño con el culo al aire jugando con tus juguetes. Ahora algunos se masturban con las fotos que has puesto de tu hija en Facebook en bañador.

Y no, no es que vaya mirando por ahí. Pero estoy harto de ver accidentalmente este tipo de cosas y de apartar la mirada avergonzado, como en ese momento en el que el viento aparta la cortina de tu vecino y le ves como folla con su mujer. 


martes, 3 de febrero de 2015 4 opiniones

¿Optimista? Optimista mis cojones.


   Ser optimista es inútil, solo sirve para hacerte falsas esperanzas de que algo pueda pasar cuando no tienes garantía alguna de que eso vaya a pasar. Claro, luego pasa lo que pasa, te bajas de las nubes, pero no de cualquier forma, sino chocando contra el suelo más duro que hayas chocado nunca, también llamado realidad. Y no es solo el hecho de caer y chocar, para ello han tenido que cortarte las alas, alas que lentamente tú has ido creando y que al final, por una cosa u otra, te las han arrebatado. 

Ser pesimista es mejor, si piensas siempre que las cosas te van a salir mal, al menos así no te llevas esas non gratas sorpresas, te quedas como estabas, y si sale bien, pues mira, eso que te llevas.. 

   Os voy a poner unos ejemplos para que veáis que ser pesimista es mejor en todos los casos: 

- Tu madre pilla un catarro de tres pares de cojones. Piensa que ya tienes que ir preparando pasta para el funeral. Y si no la palma, la alegría de la huerta.

- Sales una noche con ganas de pillar cacho. Has de pensar que no te vas a comer un rosco, así no te quedas con las ganas, y si al final sale algo te sentirás incluso mejor que si hubieses partido con esa idea desde el principio. 

- Empiezas un curso difícil, estudias para sacártelo todo bien, pero no todo sale según lo planeado y suspendes una o dos asignaturas. Si hubieses empezado pensando que ibas a repetir, al final serías feliz pensando que solamente te han quedado una o dos.


''Encuentro a los pesimistas, si no agradables, al menos sinceros. Siempre sabes lo que un pesimista está pensando, y si no es así, te lo acabará diciendo. En cambio, un optimista siempre me ha llamado la atención, pero como un impostor, yendo siempre por ahí con la nariz en las nubes, como si viviera en un mundo mejor que tú o yo, una tierra llena de prados verdes calentitos donde da el sol siempre y nunca hay una sequía por ello. No solo eso, el optimista siempre está criticando hipócritamente tu negatividad, como si fuera un defecto de nacimiento'' 

Sabias palabras de la mano de Christopher Orlet.




domingo, 9 de noviembre de 2014 0 opiniones

¿Por qué los hombres mean fuera del váter?


   Cuando estás meando no hablamos de la atención prestada al evento. El suceso está influenciado por más factores: cuánto tiempo quieres estar meando, qué tipo de calzoncillos y pantalones llevas, si llevas corbata, si el váter es tuyo o de otro, si tienes frío, si en el baño huele bien, etc... Así que si los astros no están alineados, te das cuenta que has dejado un charco pequeño al lado del váter. Evidentemente, uno que no observas y no la limpias. 

   De hecho todo parte del modo en el que estamos hechos. No tenemos en la polla una tubería perfectamente recta, bien pulida al final, alimentada con una presión atentamente controlada. Pues no. Mear, siendo hombre, es como echar la lotería. Hay un montón de variables, las cuales voy a apuntar solo diez, para que veáis que miccionar es un asunto bastante importante. 

   Primero: hay que tener en cuenta que por ahí no solo pasa el pis. No lo digo porque pudieran quedar residuos por el camino, sino para que os deis cuenta de que es una tubería compleja, multifuncional. Es como una impresora con fax y escáner, que llega a hacer, en vez de una cosa bien, tres mediocres.

Segundo: también hay que tener cuenta que somos los descendientes de unos mamíferos  que no solo meaban, sino también marcaban su territorio con orina. No necesitaban un chorro perfecto y afinado, sino uno con efecto spray. Que ahora consigamos mear en el interior de un círculo de unos 30-40 cm de diámetro es todo un logro, si miramos de donde venimos...

Tercero: fallar es humano. ¿Os parece normal no atinar en una portería de 7 metros de longitud con una pelota del mismo tamaño que una cabeza? ¿Os parece humano romper una taza de 5 centímetros poniéndola en una mesa de dos metros? Entonces, ¿por qué os parece anormal y escandaloso que no que a veces nuestra puntería parezca la de una escopeta de feria?

Cuarto: estamos hablando del factor tiempo. Si me llevo mucho aguantando, mis gestos son más rápidos, menos precisos y la presión de la orina está algo mayor. ¿Habéis visto qué le pasa a un bombero con la manguera cuando accionan el grifo? 

Quinto: si tengo frío, o si tengo las manos frías, se van a la mierda la precisión y sincronización. Os explico: llego a sacármela del pantalón, y antes de que me dé tiempo de dirigirla hacia el váter, ella reacciona al frío y empieza sola. Y eso es porque ella está caliente todo el tiempo. Me ha pasado de que se me congele la nariz, las manos, los pies... Nunca la polla. No me extraña que sea sensible; protegiéndose del frío, asegura la perpetuación de la especie.

Sexto: no está bien que nos juzguéis. Las chicas mean sentadas de modo natural. En cuanto a nosotros, lo natural es mear de pie, por donde pillemos, como nuestros ancestros sin el don del habla. 

Séptimo: nos cuesta aprender. Necesitamos, cómo mínimo, unos 10-20 años, para dominar medianamente la técnica de mear en el váter de casa. Distancias, ángulos... hay una filosofía entera, una filosofía deportiva casi, diría yo.¿Nos pides que saquemos la misma puntuación en baños de fuera que en casa? Imposible. Juegas fuera, no conoces cómo es el terreno...

Octavo: no nos pidáis precisión cuando estemos borrachos. Sí estáis de acuerdo a la hora de no conducir borracho pero pretendéis que meemos con la misma precisión con la que opera un cirujano.  
Noveno: buscando charquitos no observáis las gotitas de orina de las paredes, el lavabo, el espejo, la puerta. Esto es porque no conocéis nada de la técnica del meneo de la polla después de orinar. Intentad vaciar una botella de agua, meneándola, y veréis si todo va para el lavabo. ¿Lo habéis entendido? El charquito es el mal menor...

Y por último, aunque no menos importante: ¿Qué más da si hemos meado un poco fuera del váter? Cuando nos tomáis por vuestro hombre no nos preguntáis si sabemos mean como en un campeonato mundial, sino os interesan cosas: si follamos bien, si bebemos muchos, si somos violentos, celosos... Está mal introducir reglas después de que haya empezado el juego, esto lo dice hasta la biblia.



miércoles, 11 de junio de 2014 0 opiniones

¿Alguna vez una mujer te ha llamado Animal?


   Cuando un hombre le dice a otro: nos vemos mañana a las cuatro, significa que ambos se verán al día siguiente, a las cuatro, para hacer algo. Cuando le dice: a las cuatro en punto, significa que el interlocutor tiene que dejar de lado la conversación que estaban teniendo y girar la cabeza hacia la dirección indicada de un reloj, imaginando que él fuera el centro del reloj. ¿Por qué? Porque en esa dirección hay una mujer está mostrando algo: culo, tetas, bragas, etc.

   Es el modo civilizado mediante el cual los hombres comparten la información de desnudo visualmente disponible. Y todos los hombres normales, incluso los que están satisfechos sexualmente (follados esa misma mañana hasta que no les quedaba gota alguna de semen y con el frenillo a punto de reventar) harán exactamente lo mismo: girarán sus cabezas hacia la dirección indicada y escanearán visualmente la zona rápido, no vaya a ser que se pierden la muestra gratuita de desnudez. 

   Hacemos esto incluso sin que nadie nos lo diga. Lo hacemos incluso con los hombres que no conocemos. Nos vale con ver que el tipo de la mesa de al lado está mirando fijamente algo y lo miraremos nosotros también. Esto porque sabemos que un tío normal no miraría fijamente algo si no tuviera que ver con algo digno de mirar. Los hombres no cansan sus retinas para banalidades. 

   Hace unos días, vi una cosa que antaño debió ser una mujer. Llevaba falda, jersey, bolso, tacones, pero ya no era una mujer. Era una... cosa con aspecto de un ser vivo. Fumaba con un estilo considerado de lo más vulgar y hortera, incluso por un tío. El viento le levantaba, de vez en cuando, la falda, dejando ver un poco su ropa interior.

   Horrible. ¡Totalmente no-follable! Cuando estamos con una mujer y ella nos señala semejante espécimen hacemos comentarios tipo: No me enseñes cosas así. / Déjame. / Creo que ya no podré follar nada en mi vida. Pero cuando estamos entre hombre, miramos un poco y decimos: Sí, es desagradable. Pero vamos a ver ¿cómo puede ser tan desagradable? Joder, qué desagradable. Pero en verdad estamos pensando en cómo era esa tía antes de ser desagradable. Podría recogerle las tetas con un cubo y no me daría abasto, por lo tanto en su tiempo tenía las tetas grandes. Es alta, por lo tanto seguramente sus piernas eran atractivas. Ese pelo destrozado por el tinte parece que tenía un color bastante bonito... Y nos las follamos, mentalmente, hasta a esas tías que nos resultan desagradables, pero no ahora, sino en el pasado, cuando eran follables. Porque todas las mujeres del mundo lo han sido, al menos un solo mes de su vida, follables, quiero decir, merecedoras de tu interés. 

¿ Adónde quiero llegar con todo esto?

Si te ha dicho alguna mujer alguna vez algo parecido a esto: ¡Animal! ¡Te follarías hasta un erizo si te prometiera que no te pincharía!

Tenía razón.




Entrada bastante machista, igual deberías leer esto: Hablemos de Feminismo.

sábado, 5 de abril de 2014 1 opiniones

Cómo casi me cago encima y qué he aprendido de ello.


   Era bastante pronto, las 5 de la mañana o así. Era el único alma que había vagando por esa parte de la ciudad, situada a dos pasos de la estación. Escuché pasos detrás de mi y me di la vuelta. Nadie. Volví a andar dos metro y escuché pasos de nuevo. Me volví a dar la vuelta. De nuevo, nadie. Dos segundos después, escuché unos pasos rápidos. ''¿¡Me cago en Dios, o hay nadie o sí!?''. Solo eso necesité para pensar que detrás de mi había alguien a quien no podía ver para asustarme. No estuve tan asustado desde que tenía 8 años, cuando un perro me empezó a perseguir cuando iba a tirar la basura. 

   Me empecé a reír por lo bajito. Me reí, pensando en lo fácil que es que mi cerebro se pusiera a tener pensamientos raros. Si una vieja hubiese estado en mi lugar, habría pensado que era el espíritu de su difunto marido, y habría ido corriendo a casa para encender unas velitas y rezarle a la virgen. Si un tipo que cree en los extraterrestres hubiese estado en mi lugar, habría jurado por su madre que tuvo un encuentro de grado tres. Si una mujer acosada por su ex novio celoso e ido de la cabeza hubiese estado en mi lugar, habría gritado pidiendo auxilio, convencida de que ese tío habría venido a matarla. Los temores que tienes ''de serie'' hacen que te asustes.

   Ayer, yo me asusté de una bolsa roja, que alguien había tirado con las páginas de un periódico dentro, la cual el viento conseguía mover, arrastrándola a tal ritmo que parecían unos pasos. Me volví a reír, ésta vez de mi mismo. Después me cagué en todo. No soy un gran ecologista, pero hoy me he cagado unos 10 minutos en los muertos de los que tiran bolsas por la calle. 

   ¿Qué he aprendido? Que es un mal hábito tirar bolsas por la calle: daña el medio ambiente, queda feo y yo casi me cago encima del miedo...



 
;